domingo, 22 de octubre de 2017

LECTURAS Y HOMILÍA DEL DOMINGO XXIX ORDINARIO

Ciclo A
"Dad al César lo que es del César
y a Dios lo que es de Dios"


ISAIAS 45, 1.4-6
SALMO 95, 1-5.7-10
1TESALONICENSES 1, 1-5b
MATEO 22, 15-21

Homilía por P. Salvador Villota  O. Carm.                                   Archivo de sonido: pulsar para escuchar

domingo, 15 de octubre de 2017

GRUPO CARMELITA DE ORACION.




LECTURAS Y HOMILIA DOMINGO XXVIII ORDINARIO

Ciclo A
Habitaré en la casa del Señor por años sin término.




ISAIAS 25,6-10a
SALMO 22,1-6
FILIPENSES 4,12-14.19-20
MATEO 22,1-14

Homilía por P. Salvador Villota, O. Carm.                   Archivo de sonido: pulsar para escuchar.


domingo, 8 de octubre de 2017

EL DIABLO HACE SU "OTOÑO" EN CATALUÑA

      Afirma y enseña el apóstol san Pablo que «nuestra lucha no es contra la carne y la sangre, sino contra los Principados, contra las Potestades, contra los Dominadores de este mundo tenebroso, contra los Espíritus del Mal que están en las alturas» (Ef 6,12). Existe, por tanto, una lucha en la que no repara la mayoría de las personas, pero en la que se encuentran involucrados, lo quieran o no.
    Presente en el vivir cotidiano, esta lucha no se percibe a simple vista, aunque sus efectos sí repercuten, se experimentan y observan en nosotros mismos y en el mundo que nos circunda. Es una lucha de índole espiritual en la que está implicado todo hombre, particularmente los cristianos, y que influye en sus decisiones, en sus proyectos, en su vivir y en su morir. Una lucha cuyo sedicioso y rebelde provocador es el mismo Diablo, secundado por sus huestes demoníacas, ángeles caídos de los Principados, Potestades o de otros coros angélicos.
    Este tipo de lucha no puede ser afrontada victoriosamente con meras armas humanas, sean materiales o ideológicas; con armas similares a las empleadas por aquellos que impiden obtener lo que uno desea; con armas movidas por el orgullo y el egoísmo; con armas con las que se pretende someter a los demás para conseguir y salvaguardar todo cuanto uno puede poseer y “pretende ser” en este mundo.
      Para salir vencedor en esta lucha espiritual, es necesario: (i) No combatir por uno mismo, por el propio interés egoísta, sino por la gloria de Dios, por su voluntad de Bien, por el Evangelio (que expresa la obra suprema de Dios en Cristo, a favor de todo hombre); (ii) No pensar, equivocadamente, que la lucha es solamente contra los hombres que, de modo concreto, nos persiguen, nos hacen mal o nos obstaculizan para conseguir lo que deseamos, sino asumir una conciencia, cada vez mayor, de que nuestro principal combate es contra fuerzas invisibles, contra potencias tenebrosas, contra espíritus malignos que están por encima de nosotros y de nuestras capacidades humanas: el verdadero enemigo es Satanás, y no los hombres que pueden ser o están siendo instrumentos suyos; (iii) Combatir también con armas espirituales, revistiéndose con la armadura misma de Dios, que es por quien, en última instancia, debe combatirse: ceñidos, por ello, con la Verdad de su amor hacia nosotros; revestidos con la adhesión inquebrantable a su voluntad; calzados con el deseo de dar testimonio del Evangelio; defendiéndonos con el escudo de la fe que conduce a responder siempre con bien al mal que uno recibe; protegidos con la certeza de la salvación, y blandiendo siempre la palabra de Dios en nuestro corazón y en nuestros labios; y, como fundamento de todo, la oración incesante (Ef 6,10-18).
     Un tipo de cizaña, o si queremos usar lenguaje bélico, una de las “bombas de relojería” que siembra el Diablo en los corazones en este combate espiritual es la mentira, el engaño, la falsedad. Es propio de él, ya que la falsedad le nace de dentro (Cf. Jn 8,44). Por eso, asumir la mentira como leitmotiv de la propia existencia y tenerla como compañera para prosperar en este mundo, es hacerse, desde la perspectiva moral, “hijo” del Diablo, y poner por obra sus impías intenciones contra el ser humano y la creación de Dios. La necesidad de estar atentos a todas sus insidias es imperiosa, y más para aquellos que detentan el poder en las instituciones políticas, sociales o religiosas, y tienen influencia, directa o indirectamente, sobre muchas personas con sus decisiones.
     Estos días, y desde hace tiempo atrás, estamos siendo testigos y sufriendo, en mayor o menor medida, el desafío separatista que un grupo de políticos está liderando en Cataluña, al margen de las leyes que rigen la convivencia de todos los españoles. Y si bien, como ha señalado la Conferencia Episcopal, y también, en diferentes medios, algunos obispos, es necesario que la libertad vaya siempre unida inseparablemente a la verdad y al bien común, y han condenado las acciones realizadas por el parlamento catalán, como: «Un acto de sedición, un fraude, una traición, un golpe contra el estado de derecho, una vulneración de la normalidad constitucional de la Nación y convivencia en libertad de todos los españoles, un acto que rompe, origina heridas y confrontación entre las familias, entre los amigos y vecinos; o una serie de actos reprobables, contrarios a la verdad» (Cardenal Antonio Cañizares); y han subrayado, a través de fundados argumentos, tanto la obligación de respetar el Estado de Derecho para poder buscar el bien común, como el bien moral que es la unidad de España para todos, incluida, ciertamente, Cataluña, hay que señalar, además, que, en la situación catalana presente — como ocurre en otros lugares y situaciones del mundo —, se percibe un componente de oscuridad y malignidad que es, en su verdad y realidad profunda, el auténtico detonante de esta ilegal e inmoral situación que estamos viviendo.
     El cúmulo de medias verdades y de mentiras “enteras” que, como han enunciado numerosos artículos de periódicos de ámbito nacional, sostiene este proceso independentista — y de las que el President Puigdemont se hizo eco y promotor en su declaración institucional del 4 de octubre de 2017 —, dejan entrever, en su globalidad, una perversa realidad que, con sus diabólicos tentáculos, está asentándose en el corazón de muchos catalanes y, en particular, de muchos de sus gobernantes. Es difícil percibirla porque, al promover los deseos de la carne y endiosar la querencia natural humana hacia la tierra que a uno vio nacer y hacia los bienes que uno posee o piensa poseer, ciega la propia capacidad de discernimiento.
     El problema en estos casos, como en otros de grupos violentos y terroristas — o como en la dañina expansión de perversas ideologías, o en gobiernos dictatoriales o en las corrupciones que se dan por doquier —, no es meramente humano, o, mejor dicho, no se debe solamente a la acción equivocada o dañina del hombre, aunque sea éste el que la pone por obra.
     La vida humana, se crea o no se crea en Dios, está influenciada, como hemos señalado, por realidades que le superan. Y, ciñéndonos a la doctrina católica, para no caer en supersticiones y animismos, el influjo de las insidias demoníacas, de las tentaciones del Maligno y de sus secuaces los demonios, está presente en el cotidiano vivir. Su existencia y presencia es doctrina revelada, y, mal que pese a quienes no creen o a quienes abogan por ceñirse exclusivamente a su iluminada razón, el Diablo no ceja de insidiarnos y, aún más intensa y ferozmente, a aquellos que detentan el poder, con el fin de asentarse en los centros de poder y, desde allí, alcanzar al mayor número posible de personas, promoviendo, so capa de bien, ideas malignas y, como vemos en los últimos tiempos, formulándolas en leyes inmorales y demoníacas (como es el caso de la ley del aborto).
     El Maligno no conoce la Verdad. La ha rechazado para siempre, y su propio ser se autoalimenta con la mentira y la envidia, asentadas éstas en una indecible y, a la vez, creciente soberbia contra Dios, su creación y, particularmente, contra el ser humano (creado a imagen y semejanza de Dios). Sus falacias alcanzan a los hombres a través de malas ideas o sentimientos — como puede ser el provocar un “amor” desordenado a la propia tierra —, que infiere directamente en la mente (pues es un ser angélico) o, indirectamente, a través de los que a ellas se adhieren. Sus dañinos “frutos” son el orgullo, la mentira, la envidia, el odio, la división, el desamor, la desesperación, el deshonor, el homicidio, el suicidio ...
     Cierto que este lenguaje de fe no es aceptado ni entendido por muchos, quienes pueden incluso pensar que, porque ni creen ni lo aceptan ni entienden, se ven libres de tales insidias y maldades, y que todo se reduce a conflictos y malentendidos humanos, pero… se equivocan. Y yerran gravemente al no tenerlo en consideración, pues esta conflictiva situación político-social (y, en algún caso, religiosa) de que hablamos, no es una lucha simplemente humana, de ahí que las oraciones, sacrificios y ayunos, que muchos millones de cristianos están ofreciendo en estos días por la paz y la unidad de España, son muy necesarios y fundamentales para que esta oscura situación no cause todavía más mal, como el Maligno desearía, y para que, si así Dios lo tiene a bien, todo sea reconducido hacia una solución justa y beneficiosa para todos.
     Si de división, radicalismos irreconciliables, falsedades, odios, desobediencias y violencias se trata, bien podríamos decir que el Diablo está haciendo, o queriendo hacer, “su otoño” en Cataluña (y, con ello, en España), pero confío en que estas “armas espirituales” que son la oración, los sacrificios espirituales y los ayunos que están realizando tantas personas de bien en parroquias, santuarios, conventos, familias y de modo individual, alcanzarán el altar del Cielo (Cf. Ap 8,3-5), y que Dios, movido a misericordia, hará “llover brasas” de compunción, de vergüenza y, con ello, de sensatez, sobre los corazones más entenebrecidos, al mismo tiempo que iluminarán, fortalecerán y unirán los corazones de los políticos y gobernantes de buena voluntad, para que puedan distinguir y realizar los deseos de bien, de justicia y de paz que Dios quiere para todos los hombres.
     Al igual que la victoria de Lepanto fue causada por las oraciones que se elevaron a la Virgen del Rosario — cuya fiesta hoy, 7 de octubre, celebramos —, también las oraciones que tantos fieles están dirigiendo y depositando en manos de la Madre del Redentor en este tiempo, y hoy de modo especial, hará que todo el maligno entramado de este independentismo se resquebraje, sin que muchos consigan comprender nunca el verdadero porqué.

P. Salvador Villota Herrero, O.Carm

LECTURAS Y HOMILÍA DEL DOMINGO XXVII ORDINARIO

Ciclo A
"Señor, ven a visitar tu viña"

ISAIAS 5, 1-7
SALMO 79
FILIPENSES 4, 6-9
MATEO 21, 33-43

Homilía por P. Salvador Villota  O. Carm.                    Archivo de sonido: pulsar para escuchar

domingo, 1 de octubre de 2017

LECTURAS Y HOMILIA DOMINGO XXVI ORDINARIO

Ciclo A
"Recuerda Señor que tu misericordia es eterna."


EZEQUIEL 18,25-28
SALMO 24, 4-9
FILIPENSES 2,1-11
MATEO 21,28-32


Homilía por P. Salvador Villota, O. Carm.                   Archivo de sonido: pulsar para escuchar.

 

domingo, 17 de septiembre de 2017

LECTURAS Y HOMILIA DOMINGO XXIV ORDINARIO

Ciclo A

"El Señor es compasivo y misericordioso."



ECLESIASTICO 27,33-28
SALMO 102,1-4,9-12
ROMANOS 14,7-9
MATEO 18, 21-35


Homilía por P. Salvador Villota, O.Carm.                    Archivo de sonido: pulsar para escuchar.